Las camas casita son una manera diferente de concebir el espacio de descanso. Se trata de camas cubiertas con un dosel en forma de estructura de casa con la que los pequeños de la casa podrán jugar hasta caer rendido por el agotamiento.
Realizada en listones de madera de pino natural, la casa tiene una altura de 1,20 centímetros y está abierta por todos los laterales para que el niño o la niña puedan entrar y salir de la misma sin problemas. Su base la ocupa un somier y un colchón en el que el pequeño podrá reposar cuando se encuentre cansado.
Su diseño es tan básico como atractivo, pareciendo salida de las páginas de un cuento tradicional.