adornos en la cabeza de bebés

¿Por qué no debes poner adornos en la cabeza de bebés?

Es frecuente ver a bebés con adornos en la cabeza de los bebés. Especialmente cuando se trata de niñas. Sin embargo, muchos pediatras llaman la atención sobre este comportamiento ya que puede tener consecuencias nocivas para el desarrollo de su cráneo, que recordemos sigue formándose meses después de su nacimiento.

En Estrellita la Valiente sabemos que estos comportamientos tan extendidos no siempre son buenos para nuestros pequeños y pequeñas, de ahí que hayamos redactado este post en el que queremos llamar la atención sobre este aspecto. Lee con atención y toma las decisiones pertinentes conociendo las posibles consecuencias de esta acción.

 

¿Adornos en la cabeza de los bebés?

Los adornos en la cabeza de los bebés suelen hacer que aparezcan todavía más encantadores de lo que son por sí mismos. Especialmente a las niñas, a las que solemos colocar diademas, bandas, lazos y horquillas de diferentes formas y colores pareciendo en muchos casos muñecas.

Sin embargo, muchos especialistas llaman la atención sobre este comportamiento que puede tener resultados nocivos en el desarrollo físico del bebé. Especialmente en lo que se refiere a la cabeza del pequeño o de la pequeña, pero también poniendo en peligro su propia vida. Y es que el tema es más serio de lo que pensamos.

Algunos de los aspectos que han expuesto los pediatras al respecto son los siguientes:

  1. Propician la pérdida del cabello. El pelo de los bebés es muy débil y frágil, se quiebra con facilidad. Algo que se puede incrementar o acelerar con el empleo de este tipo de elementos. Esto se debe a que las diademas por ejemplo provocan una presión que puede ocasionar hinchazón y alopecia.
  2. Insomnio. Los bebés tienen hipersensibilidad epidérmica. Es decir, que tienen mucha facilidad para sufrir reacciones adversas a los materiales que se emplean para fabricar los adornos de sus cabezas. Incluso horas después de que se le hayan colocado, los pequeños y las pequeñas pueden sufrir cuadros de insomnio por este hecho. Lo que supone que se alteran sus ritmos biológicos y sus horas de descanso, lo que acaba afectando a toda la familia.
  3. Riesgo de asfixia. Algunos adornos que compramos tienen pequeñas piezas con las que los pequeños pueden asfixiarse si llegan a su boca, lo que puede suceder cuando tienen unos meses y comienzan a explorar cuanto les rodea. Además, algunos de ellos presionan mucho la cabeza de los bebés para evitar que se les caiga, lo que supone un riesgo en el desarrollo de su cráneo, especialmente durante el primer año de vida momento en el que se suelda el mismo. Recuerda que los pequeños nacen con la fontanela sin cerrar y que este proceso se produce durante los primeros meses de su existencia.
  4. Problemas gastrointestinales. En la cabeza encontramos el nervio vago, cercano al foramen yugular, que participa en el funcionamiento del aparato digestivo. De ahí que en muchos casos las diademas o bandas de la cabeza sean el origen de los populares reflujos de los pequeños y de las pequeñas.

 

adornos en la cabeza de bebésEn cualquier caso, si quieres ponerle algún adorno en la cabeza a tu hija o hijo, recuerda seleccionar aquellos que no aprieten, que sean de gran calidad y que se hayan realizado con materiales orgánicos, que no tengan productos químicos nocivos que puedan provocarle algún malestar respiratorio o alguna reacción adversa en su piel.

En Estrellita La Valiente contamos con algunos de ellos, todos de gran calidad.

Eso sí, recuerda que aunque los vayas a usar lo mejor es que permanezcan pocas horas en sus cabezas y que siempre te encuentres cerca de ellos y ellas, por lo que pueda pasar.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *